Me parece lógico inaugurar este blog haciendo una definición y declaración de intenciones. Creo que el encanto y la sofisticación naturales de la mujer cosmopolita, que se olvida de lo que lleva puesto, y que nunca confunde la elegancia con la pedantería, está en los detalles, como dijo Óscar Wilde “Nunca se puede ser demasiado educado ni ir demasiado arreglado”. Cualquiera puede arreglarse y tener mucho glamour un día, pero lo que más me interesa es el modo en que la gente se viste en sus días libres.

Yo me cuido para sentirme cómoda y conforme, creo que de eso se trata, siempre me ha gustado la estética y la moda, por eso me encanta mi trabajo, el maquillaje y la belleza facial; a esto me dedico.

Las pestañas favorecen la belleza del ojo y la mirada, aportan feminidad y elegancia; las cejas también tienen una gran importancia en nuestro rostro y lo que hagamos con ellas repercute en nuestra mirada y expresión, una ceja poblada y cuidada transmite salud, belleza y juventud.

Ana Valoy